Incumplimiento del derecho a la consulta amenaza gobernabilidad democrática

“El Derecho a la consulta previa, libre e informada de los pueblos indígenas. La situación de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú” advierte que los conflictos sociales en América Latina aumentan en número e intensidad y amenazan la gobernabilidad y estabilidad de varios países.

Esto sucede “cuando los proyectos de extracción de recursos naturales y de infraestructura se realizan sin consultar previa y adecuadamente con las comunidades indígenas o tribales.”

“La Región Andina, por su riqueza natural y por la gran cantidad de comunidades indígenas, tribales, campesinas o nacionalidades que habitan en ella, representa un claro ejemplo de la necesidad de explorar caminos diferentes a los que se han revelado ineficaces para resolver los conflictos sociales que han amenazado y aún amenazan la gobernabilidad democrática”. Cuestionan que “los miembros de los pueblos indígenas de la Región Andina se encuentran, sin previo aviso y sin ser consultados, ante la realidad de proyectos que ya están en ejecución o próximos a ejecutarse en sus tierras”.

Explican que los pueblos indígenas encuentran múltiples dificultades para acceder a la información y “por el retraso histórico en el reconocimiento legal, titulación y demarcación de sus tierras, lo que los pone en una situación de extrema vulnerabilidad y falta de poder frente al Estado mismo y frente a las empresas que llegan a sus territorios”- El documento destaca la “necesidad urgente de contar con mecanismos para que los pueblos indígenas y tribales no sólo sean partícipes de las decisiones que afectan sus derechos sino artífices de su progreso como propietarios reales y -en muchas ocasiones- ancestrales de las tierras en las que habitan”.

La finalidad es promover un mayor uso de los mecanismos institucionales nacionales e internacionales -incluidos los judiciales- disponibles, señalan. Asimismo, que los estados promuevan el desarrollo pero también el bienestar de los pueblos indígenas, respetando su cosmovisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*