Un Deseo Navideño 2011 en el río Napo

Por: Jack Mac Carty, OPRAEM

Nos acercamos a la celebración de la Navidad, una celebración religiosa y, a la vez, cultural. Los niños viven con anticipación del chocolate, panetones, juguetes, y fiestas. Los adultos también anticipan un descanso de su trabajo pero sienten preocupaciones por su economía familiar. Resulta difícil alcanzar las necesidades diarias de sus familias. Planificar fiestas y comprar regalos es fuera del alcance de la mayoría.

En las comunidades nativas y campesinas a lo largo de la cuenca del Rio Napo – Loreto – Perú, se palpa también la inseguridad y miedo de la gente. Los conflictos de intereses son omnipresentes. Fuerzas comerciales y extractivas; legales, extralegales, e ilegales encierran las comunidades. Todavía el bosque tiene vida y las aguas pueden purificarse naturalmente, pero los que viven acá y conocen esta maravillosa Amazonia saben que estamos cerca de un punto crítico. Más allá no hay recuperación. No hay futuro, ni para nadie. Acercar este punto crítico invita conflicto violento. No hay como avanzar o retroceder.

Mi deseo para esta Navidad es iniciar la construcción de un futuro vivo y justo para todos. Este proceso requiere inmediatamente la presencia activa y efectiva de las fuerzas de orden y las autoridades. Lo que es ilegal debe ser eliminado. Cocaína mata y destruye en su producción y tráfico, y mata en su consumo. No hay como extraer oro del sedimento de los ríos sin contaminar el agua y la cadena alimenticia con metales pesados y tóxicos, especialmente para los niños.

Lo que es extralegal ahora, la extracción descontrolada de madera, puede destruir el bosque en la búsqueda de ingresos inmediatos, pero también puede ser planificada y realizada en forma sostenible. Sostenibilidad requiere la colaboración de científicos, aserraderos, comerciantes, comunidades nativas y campesinas, autoridades civiles, policiales, y militares. Sostenibilidad crea trabajo ahora y en el futuro. Sostenibilidad beneficia a todos. Celebrar la Navidad del Niño Jesús requiere un compromiso hoy día de conservar nuestro ambiente y construir una economía y democracia que ofrece a los niños que nacen hoy un futuro. ¡Que hagamos el compromiso en memoria activa de Jesús y que celebremos la Navidad con esperanza para todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*