Después de más de dos años, Asterio Pujupat no recupera libertad

Pese a no tener ninguna sentencia en su contra o haber tenido juicio alguno, el indígena awajún Asterio Pujupat Wachapea cumple arresto domiciliario en una casa que no es suya en espera de un juicio que tarda demasiado en llegar.

Como se recuerda, Asterio Pujupat fue acusado de participar en el secuestro y desaparición del Mayor PNP Felipe Bazán el 5 de junio del 2008 durante un enfrentamiento entre indígenas y las fuerzas del orden en el denominado Baguazo. En diciembre del año pasado, Asterio Pujupat fue trasladado desde el Penal de San Humberto en Bagua Grande hacia un domicilio en la ciudad de Bagua que fue proporcionada por su abogado, Iván Carrascal.

Sin pruebas en su contra un sospechoso no puede pasar más de 18 meses en prisión, sin embargo, Asterio estuvo recluido desde el 29 de diciembre de 2009 esperando una sentencia. Durante sus días en la cárcel, Pujupat vivió un calvario y el 22 de abril de 2010 sufrió una severa golpiza, mientras se realizaba una requisa y posterior traslado de 15 internos del penal de Bagua Grande a otro de máxima seguridad ubicado en la ciudad de Huancas, en Chachapoyas.

Extraña resolución

La Resolución de la Sala Penal Liquidadora Transitoria de Bagua del 15 de diciembre de 2011, que dispuso el arresto domiciliario para Pujupat, no tuvo un voto unánime.

Mientras que los dos vocales, Sueldo Guevara Chaves y Romero Viena, y el Presidente de la Sala coinciden en continuar el proceso con mandato de comparecencia restringida y en consecuencia determinan la detención domiciliaria, no están de acuerdo en cuál debe ser el domicilio. Los vocales demandan “que el procesado en el término de siete días proceda señalar su domicilio real dentro del radio urbano”, mientras que el presidente de la Sala ordena que la detención “se deberá cumplir en el domicilio real- Comunidad indígena de Nazaret, Distrito de Chiriaco, Provincia de Bagua- bajo la supervisión y responsabilidad del apu de la referida comunidad”.

Debido a que prevaleció la opinión por mayoría de los vocales, Asterio Pujupat se vio obligado a permanecer en un domicilio de Bagua Capital en donde no cuenta con un trabajo con qué mantenerse y ayudar a su familia. Precisamente, el presidente de la Sala preveía que “disponer el domicilio en la provincia de Bagua implica forzarlo a alquilar o servirse de la solidaridad social de los vecinos de Bagua, para que pueda contar con un espacio físico donde resida hasta la apertura del juicio oral, lo que afectará indudablemente la salud del procesado”.

Actualmente, Asterio Pujupat se encuentra en una situación de extrema necesidad y vive gracias a la solidaridad de amigos y asociaciones.

Además, su esposa se encuentra sin recursos y con la responsabilidad de atender a sus seis hijos menores que no pueden quedar solos en su casa de Epemimu, anexo de la comunidad awajún de Nazaret, donde se encuentra su domicilio familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*