Observatorio de conflictos sociales demuestran que existen disputas latentes en la Amazonía por proyectos extractivos

Observatorio de Conflictos Socioambientales Amazónicos, denominado Vigilante Amazónico presentó su informe del mes de mayo donde detalló que en las regiones de Amazonas, Junín, Loreto y San Martín existen disputas latentes con las empresas petroleras e hidroeléctricas que operan en esta zona y donde se ha concesionado territorios ancestrales sin realizar la consulta a los pueblos como lo demanda la ley peruana e internacionales.

En Amazonas está la concesión minera de las cabeceras del Alto Cenepa y la Cordillera del Cóndor y constituye una grave amenaza pues la compañía Afrodita era titular de siete concesiones ubicadas en el distrito del Cenepa. Sin embargo, pese a los conflictos de la zona, el Estado aprobó el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Adriana, abriendo la posibilidad para que esta empresa empiece procesos de exploración en un área de la cordillera del Cóndor, espacio de importancia biológica, cultural y política para los pueblos. También están los proyectos de construcción de las centrales hidroeléctricas de Rentema, Escuprebraga y Manseriche. Por otro lado, están el proyecto petrolero de Maurel Et Prom Perú S.A.C. que ponen en riesgo a 88 comunidades, Zona Reservada Santiago Comaina; el Parque Nacional Ichigkat Muja, y la Reserva Comunal Tuntanain.


 
En Junín, en el territorio del pueblo Asháninka del río Tambo, se encuentran los lotes 57 (REPSOL), 131 (CEPSA Perú S.A.), 108 (Pluspetrol), 58 (Petrobras Energía Perú S.A.), y 174 (Tecpetrol Lote 174 S.A.C.) los cuales también se superponen a territorio indígena Asháninka. Además, están los megaproyectos hidroeléctricos Tambo 40 y 60, Paquitzapango, que afectarían la vida del pueblo Asháninka de los ríos Tambo y Ene. Estos proyectos amenazan los ámbitos del Corredor de Conservación Vilcabamba Amboró, corredor biológico que se encuentra en el “Hotspot” (“puntos álgidos de biodiversidad”) de los Andes tropicales, considerado además como una de las regiones más diversas del mundo.

En Loreto, el pueblo Kichwa del Napo, la expansión de los proyectos petrolíferos de Perenco Perú Limited han sido el principal eje de los conflictos, un ejemplo de ello el Lote 67 y donde se encuentran 5 lotes más. En esta zona están la comunidad nativa Arabela Buena Vista, que cuenta con título de propiedad desde 1980. En San Martín, las actividades de hidrocarburos representan una amenaza a las fuentes hídricas de las principales ciudades de San Martín como Tarapoto y Lamas, así como a los territorios de los pueblos indígenas de la región. El Área de Conservación Regional “Cordillera Escalera” (ACR-CE) fue creada el 25 de diciembre de 2005, mediante Decreto Supremo N°045-2005-AG, a solicitud del Gobierno Regional San Martín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*