En casi 20 años de vigencia de la Ley Agraria, los salarios no superaron la RMV

El 31 de octubre del 2000 entró en vigencia la Ley de Promoción del Sector Agrario, medida aprobada por el gobierno de Alberto Fujimori, que buscó promover al sector aplicando un trato diferencial a las empresas: beneficios tributarios y reducidos costos laborales.

Su vigencia vence el 31 de diciembre del 2021 y, según criterios expresados por el Tribunal Constitucional, esta es una normativa de carácter temporal. Sin embargo, hoy gremios como la Confiepbuscan una prórroga de la ley. “Las agroexportaciones se han convertido en un motor de inversión, formalización y descentralización”, recalcó

No obstante, los datos demuestran que el vanagloriado éxito agroexportador no se tradujo en una mejora económica para los trabajadores.

Así, desde que se aplicó el régimen, el crecimiento del salariopromedio en el segmento agrícola solo fue de 2,9% y, tal como se observa en la infografía, nunca logró superar al salario mínimo vital.

A nivel desagregado, el crecimiento en el segmento urbano fue de 2,8% y de 2,3% en el segmento rural. Indicadores que demuestran crecimiento, pero con tasas débiles para los casi 20 años de la ley.

El decano de la Facultad de Derecho de la PUCP, Alfredo Villavicencio, opinó que la ley se pensó bajo criterios erróneos. “Es un régimen que no respeta ni siquiera el salario mínimo establecido para los trabajadores del país. En segundo lugar, porque la promoción no debe venir en desmedro de los derechos de los trabajadores sino a través de acceso a créditos financieros con mejores tasas de interés, mayor productividad por capacitación. Con una política de fomento y no solo de disminución de derechos”, señaló.

Más datos del INEI demuestran que el 74,5% de la PEA agrícola hoy es independiente o trabajadores familiares. Eso solo deja un 25% de la actividad agrícola al cual se le puede aplicar la ley que, en teoría, buscaba promocionar al sector.

Villavicencio sostiene que las empresas ya cumplieron con su etapa de promoción y, por lo tanto, debería terminar. “Los regímenes promocionales son temporales y buscan generar condiciones a partir de las cuales se apoye inicialmente a las empresas para que luego pasen al régimen general. Creo que en la actualidad hay un número importante de empresas que ya demostraron una solidez económica” acotó.

Cabe resaltar que el presidente Vizcarra ya advirtió que el Ejecutivo presentará una propuesta y el Congreso deberá analizarla. “Creemos que ha ayudado mucho el régimen agrario y que debería haber una extensión, pero eso amerita el análisis propio del Parlamento”, destacó.

Régimen indefendible

Para el laboralista y exministro del MTPE, Javier Neves, son muchos los indicadores que hacen indefendible la continuidad de este régimen agrario.”Los contratos de duración indefinida han bajado de 22,4% en el 2008 a 13,7% en el 2017, en un régimen que fomenta la contratación temporal. Las grandes empresas han sido las principales beneficiarias de este régimen. Solo 15 de ellas concentran el 49% de los trabajadores”, escribió recientemente el laboralista.

Destacó la poca incidencia que tuvo para reducir la informalidad que “en el 2008 era del 89,2% y en el 2017 de 81,2%, muy por encima del promedio nacional”.

“Lo que ha caído es la tasa de afiliación, de 5% en el 2008 a 4% en el 2017 y, peor aún, las remuneraciones, que crecieron solo en los años en que se aumentó la RMV. Indefendible la continuación de este régimen y más todavía su ampliación por 21 años y a otros sectores”, recalcó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*