Lineamiento, metas y objetivos

Radio Oriente – Vicariato Apostólico de Yurimaguas

Somos articuladores, instrumentos y vehículos para la escucha, el dialogo, el ANUNCIO, la denuncia, la interpelación y la propuesta.

En Radio Oriente Vicariato Apostólico trabajamos para:

  1. Promover, articular y fortalecer experiencias de comunicación impulsadas a través de la radio o desde estrategias de intervención directa de diverso tipo que se ejecutan a nivel local y regional para contribuir al cambio positivo en las relaciones sociales y políticas, reducir las injusticias, promover su bien-estar y el cuidado de la creación.
  2. Participar en procesos de desarrollo integral, a nivel local y regional, en alianza con otros actores, contribuyendo con ello a la discusión pública para la formulación de agendas de desarrollo consensuadas.
  3. Contribuir desde la comunicación a la valoración, reconocimiento y fortalecimiento de las distintas “identidades” que nos permitan afirmar la apuesta por una construcción inclusiva de la “identidad nacional”.
  4. Promover la equidad entre hombres y mujeres y entre generaciones para la construcción de una sociedad más justa e inclusiva.

Iluminado por el Evangelio, la Doctrina Social de la Iglesia y las Líneas Vicariales.

Estrategias principales y criterios metodológicos de la acción institucional

Para alcanzar los objetivos que nos trazamos, creamos y recorremos dos caminos:

  1. La producción radiofónica, con sus múltiples formatos (informativos, musicales, dramatizados, radio revistas, etc.) que no son sino expresión de las aventuras que vivimos en este camino.
  2. La acción que nos pone en relación directa con los actores y actrices de nuestras comunidades de los distritos, la provincia y la región. Es hacer comunicación fuera de la radio, desde proyectos o iniciativas que nos llevan a los espacios donde se disputa el poder como a aquellos en los que discurre la cotidianidad de la gente.
  3. Trabajar en Red y en Alianzas. Es nuestra principal fortaleza, el trabajo coordinado que nos permite mayor cobertura e impacto.
  4. Incidencia Pública (cambio de actitud) y política (impacto en la forma cómo se toman las decisiones institucionales). Colocamos temas para armar discusión pública, la cual interpele y empuje a las autoridades a democratizar su gestión. En otras experiencias, actuamos directamente en las comunidades, sumando nuestro aporte al de distintas organizaciones, buscando incidir en las maneras de decidir sobre los asuntos públicos de modo que estas puedan ser lo más inclusivas posibles.

La relación con los políticos es puramente instrumental, el elemento fundamental es el ciudadano. Es a este a quien le debemos lealtad.

Criterios metodológicos.

Son aquellas ideas o aspectos qué tenemos en cuenta todos y todas quienes integramos la Radio Oriente Vicariato Apostólico de Yurimaguas para hacer lo que hacemos.

  • Tener claridad sobre los objetivos. Es saber qué queremos lograr y para qué. Y como trabajamos en el desarrollo, nuestros objetivos son de cambio; entonces definimos qué cambio queremos lograr en la realidad en la que intervenimos. Los objetivos orientan (y re-orientan cuando es necesario) nuestra acción. No los perdemos de vista para no perdernos en la acción. Pero los objetivos dialogan con el contexto y la realidad en la que actuamos: no expresan solo lo que queremos lograr sino lo que es posible hacer (deben ser viables) y los intereses de las personas con las que me quiero relacionar con mi intervención (el otro de la comunicación).
  • Esto hace que “el otro de la comunicación” sea un referente central que orienta nuestro trabajo. Partimos del otro, lo pensamos primero, muy al lado de los objetivos. Y para ello lo tenemos que conocer. Nos preguntamos siempre para ello: “¿qué piensa el público, el destinatario, ese otro u otra con la que me voy a vincular en este tema?”. Conocer al otro en sus características objetivas pero también en sus percepciones, gustos, aspiraciones, opiniones, sueños y quehaceres, en su cultura toda y en cómo la crea y la recrea cotidianamente. Esto nos exige actitud tolerante y comprensiva, lejos del pre-juicio y la soberbia. El acercamiento “al otro” es una cuestión de principios, de filosofía de vida, de modo como entendemos la comunicación. Es para nosotros un asunto ético, es una opción.
  • “El otro” es también “la otra”. Entonces nos interesa siempre ampliar la diversidad de miradas, voces y opiniones, recuperando esta diferencia para respetarla, disfrutarla y aprender de ella. Interpelamos y cuestionamos la imposición, arbitrariedad y autoritarismo en las relaciones entre hombres y mujeres y alentamos la sinceridad, la humildad y la ternura.
  • Hacer esto exige desarrollar nuestra capacidad de ESCUCHAR. Evitamos hablar primero, interrumpir, condicionar la opinión del otro. Escuchando complementamos nuestra capacidad de articular discursos. Escuchar al otro nos ayuda a comprender a los sujetos y a los procesos en los que se ubica, nos permite anticipar escenarios. Escuchamos con los oídos pero también con los ojos, la piel, el cuerpo todo. Tenemos la actitud permanente de escucha, la cual nos acompaña donde vamos. Escuchar es lo que nos hace comunicadores.
  • Si hacemos esto es porque consideramos que las personas somos seres integrales, las cuales aparecen en una sociedad que, desde sus esquemas educativos tradicionales, por lo general se encarga de desintegrar. Nuestro trabajo no solo apela a la racionalidad de las personas sino también a sus sensibilidades y sentimientos. Buscamos interpelar con argumentos pero también con sensaciones. Por eso trabajamos con la palabra pero también con los sonidos y las imágenes. Nuestro trabajo no solo se oye: se ve, se prueba, se huele, se siente.
  • Esto nos obliga a ser creativos, a inventar permanentemente nuevas formas de decir y hacer las cosas. Evitamos reafirmar sentidos comunes y modos tradicionales de relacionamiento, los cuales pueden reafirmar inequidades y exclusiones entre las personas.
  • Lo anterior nos invita a ser audaces, para provocar, para hacer lo que nadie espera. Romper esquemas para lograr impacto con nuestras interpelaciones. Nos atrevemos a probar nuevas formas comunicativas.
  • Nos caracteriza la calidad y calidez en el trato con los demás. Nos importan las personas antes que las cosas, siempre. Consideramos que un programa, un proyecto o iniciativa son exitosos fundamentalmente si las personas con las que nos encontramos en ellas se sienten enriquecidas y contentas. Es importante que los objetivos de nuestra intervención tengan en cuenta nuestra relación con las personas. Ser cálidos y amables en nuestra relación con los demás es lo que nos caracteriza.
  • Organizamos nuestra acción en procesos. Las actividades se organizan en estrategias (desarrollamos mirada estratégica de nuestra intervención) No hacemos acciones aisladas o inconexas; buscamos que siempre tengan sentido, en si mismas y en relación con los objetivos que organizan las demás. Sin perder el gusto por la espontaneidad y valorando la sorpresa de lo inesperado, procuramos planificar, observar nuestra acción y evaluarla luego, buscando aprender siempre y compartir luego nuestros aprendizajes con otros.
  • Respetamos los procesos de las personas con las que trabajamos. No los forzamos… Miramos con atención los escenarios y acontecimientos del contexto, las implicancias que va teniendo nuestra intervención y modulamos su intensidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*